vai al contenuto della pagina vai al menu di navigazione
 

Seminario Internacional | ¿Cuáles intereses? ¿Cuáles actores? Reflexiones sobre las fuerzas sociales, políticas y económicas detrás de la integración europea

En el marco del proyecto “Desafíos de la modernidad e interpretaciones de Europa”, el Centro de Excelencia Jean Monnet organizó, el día 31 de marzo de 2011, el seminario internacional “¿Cuáles intereses? ¿Cuáles actores? Reflexiones sobre las fuerzas sociales, políticas y económicas detrás de la integración europea”

RESEÑA

Al presentar el evento, el Embajador de la Delegación de la Unión Europea, Alfonso Diez Torres, se detuvo sobre el rol de los intelectuales en la política de integración europea. Europa fue el éxito de una exigencia primaria, de paz, pero sus formas y contenidos no se podrían comprender sin hacer referencia a dinámicas propias de la relación entre estados y entre estos y las instituciones comunitarias. Destacó después la necesidad de relativizar el alarmismo vinculado a la supuesta crisis de la integración, recordando cómo, a lo largo de su historia, siempre se habló de crisis de la integración, sin que por eso se detuviera su proceso. Por el contrario, las crisis fueron una ocasión para los intelectuales para hacer sentir su voz, para buscar nuevos caminos que nos alejaran del nacionalismo y nos acercaran a un nuevo "patriotismo", en el sentido que da Harbemas a la palabra.

La responsable de las relaciones internacionales de la Universidad de Bologna, Carla Salvaterra, habló de la importancia para la Universidad de Bologna de la dimensión internacional de sus actividades de investigación y enseñanza. Hizo también hincapié en la valoración que desde siempre, la Universidad de Bologna le da a las temáticas europeas y, en particular, a aquellas que tratan de integración, considerando que la academia debe acompañar a la política. Refiriéndose a este evento en particular, señaló que era apropiado para responder a una necesidad concreta de la UE, que es saber cómo se la valora y evalúa desde otras regiones.

La directora del Centro Jean Monnet, y moderadora del acto, retomando una expresión utilizada por el embajador europeo, expresó la esperanza de que las oradoras y comentaristas presentes pudieran, a través de sus reflexiones, ayudar a los políticos a tomar "caminos viables" para la consolidación de la integración. Para hacer eso, la ruta maestra siempre ha sido el estudio del pasado, de aquel entramado de intereses y necesidades internas, además de desafíos externos, de los cuales surgió y surge todavía el pedido de integración.

Las exposiciones comenzaron con Giuliana Laschi, profesora Jean Monnet ad personam de la Universidad de Bologna, campus de Forlì y presidenta de un Centro de estudios e información europea que se ubica allá (Punto Europa-EuropeDirect). Retomando algunos puntos interpretativos sobre la política agrícola común (PAC) elaborados durante muchos años de investigación, resumió sus objetivos originarios: el autoabastecimiento alimentario y la modernización y se detuvo a analizar los retos y los fracasos en los dos campos. Hizo hincapié después en la densidad social de la política agrícola que, ante todo, quiso garantizar, en sus fases iniciales, la supervivencia de la familia campesina, en tanto que amortiguador de las crisis sociales y elemento de estabilidad de la sociedad.

Graciela Molle, investigadora del Centro de Economía (CEI) de Cancillería, retomando algunos elementos del trabajo escrito por Laschi, se preguntó por el sentido de la política de autoabastecimiento en el contexto actual de interdependencia y globalización. Observando los efectos de esta política fuera de Europa, puso énfasis en las repercusiones negativas que tiene en sus ex colonias de África y se preguntó el grado de responsabilidad de Europa en su subdesarrollo.

Pascaline Winand, profesora Jean Monnet y directora del European and EU Centre de la Monash University en Melbourne, Australia, trató de responder a dos preguntas: ¿por qué los lobbies se movilizan? ¿Cuáles son las consecuencias de su actividad sobre la naturaleza del sistema político europeo? Analizó las diferencias entre grupos de intereses privados y grupos de intereses difusos, brindando cifras y aclaraciones acerca sus recursos. Subrayó que, aun muy presentes en Bruselas, los grupos de intereses privados trabajan todavía prevalentemente en las arenas nacionales, mientras que los grupos de intereses difusos vinieron adquiriendo un protagonismo en la capital europea. Winand explicó cómo, en determinada áreas de interés (medio ambiente, por ejemplo), esos grupos ganaron acceso privilegiado a las instituciones europeas.

En sus comentarios a la presentación, Luciana Gil, estudiante de doctorado de la Universidad de Buenos Aires y colaboradora del Centro de Excelencia, recordó la diferente connotación que se le daba a los grupos de interés en Europa y en América Latina, así como la sorpresa que puede causar el hecho de que, en Europa, se de incentivos a los grupos para que participen en el proceso de toma de decisiones. Luego de repasar rápidamente el rol que las teorías de la integración atribuían clásicamente a los grupos, retomó la diferencia señalada por Winand acerca de la participación de los distintos grupos a nivel nacional y regional, preguntándose cuáles serían los efectos, en términos de representación democrática, de que hubiera más participación de los grupos de intereses públicos en la arena regional que en la nacional.

Ariane Landuyt, profesora Jean Monnet y fundadora de un Master internacional de Integración Europea que tiene, desde hace más de diez años, su sede principal en la Universidad de Siena, analizó el rol de los partidos políticos en la integración europea. Haciendo hincapié en sus largas investigaciones sobre los partidos de izquierda y la integración, sugirió, en primer lugar, la necesidad de una mirada histórica de largo plazo. En particular, hizo hincapié en retomar el estudio desde la primera guerra mundial, donde se verificó una ruptura en los partidos socialistas acerca de la adhesión a la guerra. Muchos salieron del fracaso del internacionalismo pacifista con la consciencia de tener que obrar hacia una visión menos doctrinaria y más realista de los sucesos internacionales. En este contexto surgieron las primeras ideas acerca de la creación de unos Estados Unidos de Europa de rasgos progresistas. Hablando de la posición de los partidos de izquierda en el proceso de integración posterior, entre otras cosas, destacó la dificultad de trasladar sus posiciones políticas a la arena regional, y recordó la importancia del rol de socialización desarrollado por el Parlamento europeo, aun antes de tener verdaderos poderes de representación política. Terminó destacando la importancia de crear grupos políticos a nivel europeo para llegar a construir una instancia de debate político realmente supranacional.

Mariana Luna Pont, docente de la Maestría de Integración regional de la Universidad Tres de Febrero, Buenos Aires, reflexionando sobre la intervención de Landuyt, subrayó, entre otras cosas, la diferente participación que tienen actualmente los partidos políticos en los procesos de integración en Europa y América Latina, recordando el esquema presidencialista que sigue caracterizando al Mercosur. A este respecto, se preguntó si las elecciones directas de los parlamentarios regionales tendrán, como consecuencia, un mayor rol de los partidos o, en cambio, al haber una distinta ponderación del parlamento en tanto institución (en comparación con aquella europea), la respuesta de los ciudadanos a estas elecciones seguirían definiéndose en torno a problemas nacionales, tal como aún sucede en muchos casos en Europa.

El seminario concluyó con alentadoras palabras del embajador europeo y de la directora del Centro de Excelencia, que no dejaron de recordar el gran potencial del proceso integrativo, cuya fortaleza depende de la capacidad de evolucionar según las circunstancias históricas y las necesidades de sus ciudadanos.

 

ESTA ACTIVIDAD SE REALIZÓ CON EL APOYO DE LA UNIÓN EUROPEA EN EL ÁMBITO DE LA ACCIÓN JEAN MONNET.