vai al contenuto della pagina vai al menu di navigazione
 

Seminario | La conciencia de la fragilidad de la realidad social o el pathos de Durkheim

En concomitancia con la visita del profesor Gianfranco Poggi en Argentina, el Punto Europa, junto con la Universidad Nacional de La Plata, Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación, organizó una conferencia sobre el tema “La conciencia de la fragilidad de la realidad social o el pathos de Durkheim",

La conferencia se realizó el 8 de junio de 18 a 20 horas en el Aula 201, edificio C, de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación de la UNLP. Calle 51 e/ 124 y 125, Ensenada.

Presentación de la conferencia

Dejad que la idea de sociedad se extinga en las mentes de los individuos, dejad que las creencias, las tradiciones y las aspiraciones de la colectividad dejen de ser sentidas y compartidas por los individuos, y la sociedad perecerá.
Durkheim, Formas elementales de la vida religiosa.

El acento puesto en esta frase sobre los procesos subjetivos que generan y sostienen la realidad social sugiere que Durkheim tenía un sentido fuerte (aunque en general no expresado con tanta claridad) de la naturaleza inevitablemente contingente y por lo tanto intrínsecamente frágil de la realidad social, que llamaremos su pathos. Pero en importantes textos durkheimianos, y en su interpretación por parte de otros estudiosos, este sentido resulta atenuado y oscurecido por el énfasis puesto, en cambio, en el mandamiento positivista de tratar los hechos sociales como cosas, que sugiere, además, una marcada divergencia con el lugar central que el concepto de acción social tiene en la teoría weberiana.

Durkheim, por su cuenta, atenúa esta conciencia de la naturaleza frágil y contingente de la realidad social argumentado, por un lado, sobre el rol central de las manières d’agir et de penser y, por el otro, insistiendo en que éstas deben su importancia en los procesos sociales hecho de estar dotadas de sanción. Pero la incidencia de la sanción en el proceso social, como el la concibe, implica algunas aporías que confirman, una vez más, la contingencia y fragilidad de tal proceso.

Solamente el peculiar entendimiento durheimiano del fenómeno religioso, comenzando por la fundamental división entre sacro y profano, provee por así decir un reaseguro frente a esta contingencia y fragilidad. En los procesos rituales, en particular, la realidad trascendente de los sagrado es, de una parte, generada y constituida y, de otra parte, percibida como un ens realissimum, dotado de una innegable fuerza y validez.

 

Gianfranco Poggi, profesor emeritus de Sociologia, University of Virginia, Estados Unidos.

 

Reseña

Juan Piovani, profesor de metodología de la investigación, en la apertura del encuentro, resaltó la feliz coincidencia de poder tener como huésped de la Facultad de Humanidades al autor de uno de los libros de textos vigentes en la facultad, aquel sobre Weber (Encuentro con Max Weber, Buenos Aires, Nueva Visión, 2005). Lorenza Sebesta, directora de Punto Europa, presentando al autor, hizo referencia a su experiencia docente cosmopolita y a su compromiso en vincular enseñanza e investigación, enfoque que siempre mantuvo a lo largo de su vida docente .En lo que refiere a sus escritos, resalto’ su contribuciones sobre los clásicos para el Cambridge Dictionary of Sociology, asi como sus libros sobre el desarrollo histórico del estado y sobre las formas de poder.

Poggi inició su conferencia haciendo hincapié en la aparente diferencia entre la visión weberiana y durkheimiana de sociedad –la primera enfocada en las formas de comportamiento de los individuos, y la segunda sobre los hechos reales que la conforman. Sin embargo, una lectura profunda de Las formas elementales de la vida religiosa de 1912, permitió a Poggi señalar el interés de Durkheim por la naturaleza contingente de la realidad social, basada en elementos de carácter subjetivos.

En análisis, privilegió abordar el tema de las normas y de su funcionamiento, en principio basado sobre la obediencia de los individuos a sus contenidos y prescripciones. Poggi resaltó de cómo Durkheim, en su visión, había mostrado la importancia de los procesos subjetivos que llevan a los individuos a obedecer a las normas, aunque estas perjudiquen a menudo sus intereses inmediatos.

La conferencia se centró en las posibles explicaciones profundas de dicho comportamiento –es decir que vayan más allá de la presencia de sanciones materiales - y destacó dos en particular. La primera hace referencia a la importancia de que las normas posean prestigio moral; para lograrlo, es necesaria la presencia de instituciones que les infundan dicho prestigio, tal como la familia, las instituciones educativas y las asociaciones de carácter profesional. La segunda hacee hincapié en la necesidad de que los hombres se sientan no solo objetos, sino sujetos de las normas; en este caso, Durkheim hace referencia a rituales de tipo religiosos como momentos que permiten a los individuos trascender de su propio ser, para reconocerse en la totalidad, fuente misma de las normas.

Esta lectura permite echar luz a cómo, para Durkheim, la secularización de la sociedad, signo de su modernización, conlleva el riesgo de su disolución. Esta es la esencia del pathos que caracteriza al individuo moderno, consciente de la fragilidad y contingencia de toda sociedad, donde el papel de la religión, en cuanto dispositivo privilegiado de (auto)trascendencia del individuo, haya perdido su valor.

Publicado el día 8 Junio 2015